Barcelona / Basilea
info@estalento.es
Marta: + 41 764 902 565, +34 627 432 565
Patricia: +34 639 689 729
ICF define el coaching como una asociación entre el coach y el cliente destinada a obtener una  reflexión profunda y un proceso creativo que los inspire a maximizar su potencial personal y profesional, lo que es particularmente importante en el actual entorno cambiante y complejo. El coach reconoce a su cliente como el experto en su vida y obra y cree que cada cliente es completo, creativo y lleno de recursos. Sobre esta base, la responsabilidad del coach es:
  • Descubrir, clarificar y alinearse con lo que el cliente quiere lograr
  • Animar al cliente al auto descubrimiento
  • Apoyar  las soluciones y estrategias generadas por el cliente
  • Mantener la responsabilidad del cliente sobre sus decisiones.
Este proceso ayuda a los clientes a mejorar radicalmente su visión de la vida y el trabajo, al tiempo que mejora sus habilidades de liderazgo y desbloquea su potencial.
Estos son algunos de los beneficios que puede aportar el coaching a la organizaciones. Cada organización y cada persona tiene sus propios retos y objetivos, en cada proceso se trabajarán y desarrollarán distintas competencias, pero proporcionado siempre un alto valor para la persona y la organización.
  • Mejora del desempeño y la productividad
  • Mayor flexibilidad y adaptabilidad al cambio
  • Desarrollo del talento
  • Desarrollo de la creatividad
  • Mejora del liderazgo interpersonal:  las relaciones y la comunicación
  • Mejora de la responsabilidad constructiva
  • Mejora de la calidad de vida en el trabajo
Tenemos una experiencia de coaching muy relevante con la alta dirección así como los mandos intermedios de las organizaciones. Nuestros clientes provienen de todo el mundo: Europa, América, Asia y África; nuestra experiencia es global y podemos adaptarnos fácilmente a cualquier reto que nuestro cliente quiera alcanzar. Tenemos una sólida reputación debido a nuestra rigurosidad, nuestras excelentes habilidades de escucha y creatividad, así como nuestro fuerte compromiso con los clientes
La International Coach Federation (ICF) es la mayor asociación mundial de coaches profesionales, con más de 23.000 asociados en 123 países. Fue fundada hace 20 años y su misión es promover los más altos estándares éticos y de calidad en la profesión de coaching. ICF otorga 3 tipos de acreditación para los que exige una determinada formación además de un número de horas de coaching:
  • ACC: para coaches certificados con más de 60 horas de experiencia de coaching
  • PCC: para coaches certificados con más de 500 horas de experiencia de coaching
  • MCC: para coaches certificados con más de 2.500 horas de experiencia de coaching
Hay muchas razones para que una persona decida trabajar con un coach, algunos de los motivos que frecuentemente nos plantean nuestros clientes son:
  • Desarrollo de competencias de liderazgo
  • Afrontar un cambio profesional: promoción, cambio de entorno, país, etc.
  • Desarrollo personal y profesional
  • Encontrar recursos propios para enfrentarse a un cambio importante en el trabajo o en la vida
  • Desarrollo de competencias
  • Mejora de la autoestima
  • Profundizar en el auto-conocimiento
  • Mejora de las relaciones interpersonales con superiores, compañeros y subordinados
  • Equilibrio de vida personal y profesional
  • Cambio de carrera profesional
  • Falta de sentido del trabajo actual
Como en todas la profesiones, no todos los coaches tienen la misma calidad y profesionalidad. Un buen comienzo es comprobar la formación y certificaciones de cada coach así como la exigencia de los clientes con los que trabaja. Además, los años, nivel,  área funcional  y sector de la experiencia profesional previa, aconsejarán elegir un coach u otro en función de la propias necesidades. Antes de decidirse por un determinado coach,  después de haber comprobado la seriedad y nivel de su formación y experiencia, es muy aconsejable mantener una entrevista sin compromiso para determinar si hay encaje y fluidez en la relación, con el fin de facilitar una buena sintonía en el proceso de coaching.
A diferencia de un psicólogo, el coach no tiene pacientes, tiene clientes. Si tienes un reto, quieres desarrollarte personal y profesionalmente, afrontas toma de decisiones relevantes o quieres profundizar en el auto conocimiento, la figura de un coach experto es lo más apropiado. Cuando se trata de una patología, lo mejor es acudir a un profesional de la salud mental. El coach, a diferencia de un consultor, no aporta las soluciones ni aconseja, sino que profundiza en la reflexión con su cliente para que encuentre sus propias respuestas y soluciones. El coach tampoco extrapola su propia experiencia profesional para aconsejar a alguien más junior, como hace un mentor, que comparte conocimientos y experiencias.